niños en una boda
niños en una boda

Un debate muy recurrente a la hora de organizar una boda es si invitar a niños o, si por el contrario, preparar una celebración exclusiva para adultos. No vamos a entrar a definir cuál es la opción correcta, únicamente queremos ofrecer algunas opciones para que aquellos que decidan invitar a los más pequeños a formar parte de su día especial puedan conseguir que los niños también disfruten por completo de la boda.

¿Cómo lograrlo? Siguiendo unos sencillos tips que os mostramos a continuación.

Consejos para que los niños también disfruten de la boda

Son muchas las parejas que deciden casarse teniendo niños y aún más aquellas que, aún no teniendo hijos, invitan a su enlace a familiares y amigos con pequeños. Por eso, es importante tener en cuenta a todos los invitados a la hora de organizar una boda acorde a todos ellos.

  1. En primer lugar, es imprescindible tener en consideración la edad de los niños y el grado de cercanía con ellos. Si son muy allegados, una gran opción es involucrarles en la propia ceremonia, portando los anillos, llevando las arras o tirando flores en el pasillo. Ellos estarán encantados de poder formar parte de la celebración de manera tan directa y la boda tomará un toque dulce gracias a los pequeños.
  2. El segundo aspecto que se debe cuidar en una boda con niños es el menú. Los platos que se suelen ofrecer en el banquete pueden ser, para algunos niños, toda una novedad, por lo que para aquellos con dificultades a adaptarse a nuevos sabores, puede no resultar de su agrado. La mejor opción es contar con un menú para niños. Estos suelen estar compuestos por un picoteo, generalmente compuesto por croquetas, calamares y otras frituras, patatas, mini-pizzas o similares. Y es que muchos van a preferir comer cuanto antes para poder seguir jugando con sus nuevos amigos.
  3. La fiesta es otro momento en el que se debe prestar especial atención a los niños. Es un momento para disfrutar y si queremos que nuestros invitados, tanto los peques como sus papás, puedan pasarlo en grande, lo mejor es contar con la ayuda de profesionales. Los animadores siempre son una gran opción, ya sean payasos, cuentacuentos, pintacaras o una combinación de todos ellos. Además, un candy bar especial para los niños también es una alternativa a tener en cuenta.
  4. Por último, después de un día tan divertido, los más pequeños suelen caer rendidos pronto. Para que sus padres puedan seguir disfrutando de un ratito más de la divertida fiesta de vuestra boda, la mejor manera de conseguirlo es adaptando una zona para que los niños descansen, siempre bajo la supervisión de un profesional.

¿Qué se puede sacar en positivo de una boda con niños?

A pesar de que sabemos que es totalmente lícito que algunas parejas decidan no invitar a los niños a sus bodas, queremos sacar algo positivo de aquellas celebraciones donde los más pequeños forman parte del gran día.

  • En primer lugar, suelen ser celebraciones muy dulces. Los niños desprenden toda su ternura y contagian al resto cuando están disfrutando.
  • La inocencia de los más pequeños nos lleva a vivir la boda con total naturalidad. Su espontaneidad en todo momento puede llevar a situaciones de lo más graciosas.
  • Ellos se divierten e invitan al resto a hacer lo mismo, sin preocupaciones y eso nos encanta.

Y vosotros, ¿preferís una boda con niños o sois más de la nueva tendencia de adults only?