Son muchos los profesionales que intervienen en la preparación y puesta en marcha de una boda, muchos presupuestos, muchas tareas y solo dos personas para organizar todo.

De la dificultad que conlleva la coordinación de todos estos proveedores nacieron dos figuras principales capaces de hacer más sencillo todo el proceso: el Wedding Planner y el Coordinador de Bodas. A pesar de que la función de ambos el día de la boda es bastante similar, las tareas previas que debe llevar a cabo cada uno de ellos son bastante diferentes.

A continuación, las principales diferencias entre estas dos figuras tan importantes en una boda:

Principales labores de cada profesional antes de la boda

La figura del Wedding Planner se encarga de la organización completa de la boda, desde el inicio, ayudando a la pareja prometida en todas y cada una de sus decisiones, desde la elección del lugar del enlace y el convite, hasta el estilo de la decoración y la contratación de todos los proveedores externos.

Por otro lado, el trabajo del Coordinador de Bodas suele estar ligado a la finca y suele ser ofrecido por la misma para ayudar a gestionar el día B en su interior. Sus tareas comienzan unas semanas antes del día de la boda, ya que su labor principal se lleva a cabo el mismo día de la ceremonia. Sus funciones durante los días o semanas anteriores se basan en identificar el tipo de boda, conocer a los demás proveedores que van a estar en el restaurante y elaborar el timing a seguir, con el fin de tener todo controlado durante la boda. Pero no se encargan de aquellos proveedores ajenos a la finca.

Relación con los proveedores

La relación con el resto de proveedores de la boda, entre los que se incluyen la finca o restaurante, los fotógrafos y videógrafos, los decoradores, los floristas, peluqueros, maquilladores, diseñadores y demás profesionales del mundo bodil, es distinta en función del servicio ofrecido.

Por un lado, la relación entre estos y un Wedding Planner es algo más estrecha y duradera, ya que comienza durante la búsqueda de profesionales y su posterior contratación. Los organizadores de bodas forman parte de todo el proceso y pueden ayudar tanto a los novios como al resto de proveedores a fijar el estilo de boda que se busca.

Por otro lado, la relación de los profesionales con un Coordinador de Bodas comienza en una etapa más avanzada de la organización, suelen conocerse una vez ya están contratados y su colaboración se basa principalmente en el día de la boda, momento en el que el coordinador debe dirigir a todos y cada uno de los proveedores, gestionando los tiempos y lugares en los que deben intervenir. Además, tal como ya adelantábamos en el punto anterior, la relación se limita a los proveedores que van a llevar a cabo su tarea dentro de la finca.

Gestión de imprevistos y Plan B el día de la boda

Como principal supervisor de la organización de una boda, un Wedding Planner debe saber anticiparse a cualquier imprevisto que pueda surgir, analizando todas las opciones posibles antes de la celebración y preparando un plan alternativo para todos aquellos momentos que pueden llegar a complicarse, como un momento de lluvia repentino, un atasco que hace que los buses que llevan a los invitados lleguen más tarde o situaciones similares.

El Coordinador interviene en el último momento de la preparación de una boda, por lo que el plan B suele estar ya elaborado por parte de la pareja. Su labor principal en este sentido es supervisar que todo salga tal cual se ha planeado o bien seguir el plan B ya fijado en aquellos casos en los que aparezca cualquier imprevisto.

¿Cuáles son las funciones de cada uno el día del enlace?

Ahora bien, una vez realizadas todas las tareas previas ya mencionadas, el trabajo de ambos profesionales el día de la boda es bastante similar. Deben estar pendientes del timing y que las cosas vayan saliendo según lo previsto siguiendo los tiempos establecidos. También deben estar pendientes del resto de proveedores, estar a su disposición y ayudarles en todo lo que necesiten.

Pero puede que la tarea más complicada y más importante que deben llevar a cabo tanto Wedding Planners como Coordinadores de boda es la gestión de imprevistos, tienen que estar alerta de todo lo que vaya transcurriendo durante la boda y estar preparados para solucionar cualquier problema que pueda surgir. Por eso siempre os hablamos de la importancia de contar con la figura de un profesional, al menos durante la celebración de la boda, para poder disfrutar al cien por cien del gran día, sin ningún tipo de preocupación de que algo pueda salir mal.

Y vosotros, ¿preferiríais contar con la ayuda de un Wedding Planner durante toda la organización de vuestra boda o seleccionaríais a un profesional que una vez planeada toda la boda os ayudase a coordinarla?

Sea cual sea vuestra respuesta, nosotros podemos ayudaros a que ese día se convierta en la celebración que siempre habéis soñado.